El día de ayer se registró una fuerte explosión en un hospital que atendía pacientes graves de Covid-19 en Bagdad, Irak. Hasta el momento se reportan 82 pacientes muertos y 110 heridos.

El siniestro se produjo por cilindros de oxígeno mal almacenados sin respetar las condiciones de seguridad.

El gobierno de Bagda ya despidió a los funcionarios involucrados, mientras se investiga el caso y posteriormente deslindar responsabilidades.

Deja un comentario

Comments

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *