La caravana de miles de migrantes, que partió en la Nochebuena de 2023 desde la frontera sur de México, llegó a su fin este martes tras haber avanzado unos 100 kilómetros y entregarse a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) en el municipio de Mapastepec, estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala.

Este grupo aceptó subirse a los camiones del Instituto Nacional de Migración (INM), para poder hacer procesados en las instalaciones del Sistema Nacional para el Desarrollo de la Familia (SNDIF), ubicado a unos 50 kilómetros de Mapastepec, aún costado de la aduana de Huixtla.

Previo, a que subieran a los autobuses, un agente del Instituto Nacional de Migración (INM), les invitó a subirse de manera voluntaria a las unidades que le proporciona para llevarlos al DIF todo esto es por el interés superior de la niñez, por lo que van apoyar a los niños, a las madres y persona vulnerables.

“Venimos de parte del Instituto Nacional de Migración (INM) hacerle la invitación y de manera voluntaria para quienes quieran subir a los camiones que el Instituto Nacional de Migración (INM) proporciona para trasladarlos al DIF)”

Algunos hombres solos, rechazaron subirse a los camiones y querían seguir caminando a Pijijiapan, porque no querían regresar a Huixtla.

Luis Rey García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana (CDH), reiteró que en el Sistema Nacional para el Desarrollo para el Desarrollo de la Familia (SNDIF), serán procesados y ser trasladados a la ciudad de México

“Hay muchos niños enfermos, mujeres embarazadas, hay personas minusválidas, el siguiente punto está a 43 kilómetros y se llama Pijijiapan y no hay lugar donde descansar y seria 18 horas caminando es la decisión de ustedes”

El migrante de Honduras, Wilnber Abisai, aceptó subirse al camión porque le interesa ir a la ciudad de México y estar de manera legal en el país.

“Si, vamos a ir hacer el proceso porque nos interesa subir a México legal, ya hemos caminado muchos, nos hemos enllagado los pies, caminar 48 kilómetros no está, aceptamos la propuesta de migración para hacer el proceso para continuar nuestro camino y es la mejor opción”

Este migrante viaja con su esposa y sus dos menores, quienes están cansados y lastimados la planta de sus pies.

Otro de los migrantes de Honduras, William Adalí Romeo Pérez, aceptó la propuesta de las autoridades mexicanas, porque realizarán el proceso, ante el Sistema Nacional para el Desarrollo de la Familia (SNDIF), sin embargo, rechazó que estén entregándose a migración

“Más que voy por mi familia, por eso, lo hago, pero aquí nadie se está entregando, voy con mi hijo, mi esposa y dos niñas, confiamos no en migración sino en dios, ya están cansados los niños con el ya no puedo salir caminando”.

Hasta esta tarde-noche, más de 600 migrantes han aceptado subirse a unos 12 autobuses, mientras que las autoridades continúan organizando a las familias para que sean trasladadas al SNDIF, ubicado a un costado de Huixtla.

Desde las seis de la mañana, la caravana del éxodo de la pobreza, se alistó desde las seis de la mañana en el deportivo Santa Cruz, para esperar los camiones de migración para ser atendidos, pero fue hasta las 3:50 de la tarde que salió el primer grupo de 50 personas al SNDIF de Huixtla para ser atendidos.

Deja un comentario

Comments

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *