Historias reales en un mundo de sueños: Eran las 11:38 horas cuando nos reportaron un incendio en la colonia 28 de Febrero, la cual colinda con la ANP Parque Nacional Cañón del Sumidero, no teníamos más personal para atender debido a que en ese mismo instante estábamos combatiendo 4 incendios más.

Acudí con un solo compañero, para por lo menos reducir la velocidad de propagación, mientras llegaban más elementos, me encontré a este niñito, quien jugaba cerca del incendio, se me acercó contento y gritó

 !Ya llegaron los bomberos!, lo saludé y le pedí que se mantuviera al margen para que no se fuese a quemar.

Se subió a un árbol y desde ahí nos observaba, vio que nos quedamos sin agua y de pronto volví la vista hacia él y ya no estaba en el árbol, el fuego había tomado otra dirección y justamente se iba hacia ese sitio, corrí con Luis Grajales Cruz  (Peque) para ver donde estaba el niño, comenzamos a hacer recorridos en abanico para buscar, pero él ya no estaba.

Hablé nuevamente por radio a base DAEC para saber si ya alguna unidad se había desocupado, cuando escuche nuevamente la voz del niño gritando ¡bomberos acá vengo con mis amigos para ayudarlos!, volví la mirada hacia atrás y ahí venía un grupo de niños con cubetas, bidones y un puño de valentía.

Ellos comentaban que no utilizaban cubrebocas, decían que no usaban por que no entraban al Oxxo, les dotamos de unos, si hubiesen visto la felicidad y la luz de sus ojos cuando se los pusieron, les juro que la vida les cambiaría.

Poco después llegó la caballería de DAEC-PC Tuxtla Gutiérrez, pero ya estaba acompañado de los mejores combatientes de la Capital Chiapaneca.

El hombre se ha olvidado que atrás de ellos vienen niños que quieren disfrutar de la naturaleza, el hombre se ha empeñado en destruir lo que nos da vida, hoy el hombre actúa de manera egoísta.

Por eso bien dijo Cristo … – Ser como niños, por que de ellos es el reino de los cielos

Texto de Eder Mancilla: Director de Atención a Emergencias y Capacitación de la Secretaría de  Protección Civil Tuxtla Gutiérrez

Deja un comentario

Comments

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *