Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) montaron un retén móvil a la altura del desvió de Álvaro Obregón de esta ciudad para poder frenar el avance de algunos migrantes que caminan con la caravana y otros que van solos para evitar su avance.

Los agentes federales, llevaron consigo varias furgonetas y camionetas de la Guardia Nacional, quienes colocaron conos de color naranja para alertar de su reten móvil.

Durante su intervención, algunos migrantes que llevaban familias fueron interceptados, pero muchos de ellos querían seguir caminando ya que tienen la meta de llegar a la ciudad de México.

Sin embargo, otros dudaron en lo que les decían los agentes federales, porque han escuchado que son deportados.

Las familias especialmente que llevan niños, cedieron a la invitación que les hizo el Instituto Nacional de Migración y subieron a las camionetas, ya que la presunta promesa era ayudarlos, pero de inmediato fueron llevados a la ciudad de Tapachula de regresó.

Sin embargo, no todos accedieron y el grueso de la caravana decidió seguir caminando rumbo a Huixtla.

Deja un comentario

Comments

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *